Translate

sábado, 3 de junio de 2023

EL CONTROVERTIDO MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS FÁRMACOS

 


Una de las razones que más frecuentemente se esgrimen desde los medios oficiales para rechazar los métodos integrativos es la supuesta ausencia de explicaciones claras para su mecanismo de acción.

Ejemplos de fármacos aprobados cuyo mecanismo de acción es desconocido o fue desconocido durante mucho tiempo y su uso fue y en algunos casos sigue siendo empírico:

Anticonvulsivantes de uso corriente en el tratamiento de la epilepsia: Levetiracetam (kepra), ácido valproico, carbamazepina, valrocemida.

Obatoclax: anticanceroso "prometedor", según la presentación del fabricante.

Anetol-tritiona: sialagogo, facilita la salivación.

Hydralazina: vasodilatador musculotrópico usado en la hipertensión arterial.

Propofol: anestésico-sedante. El agente más empleado en la inducción anestésica.

Modafinilo: estimulante SNC para narcolepsia.

Paromomicina, amebicida para la amebiasis aguda.

Analgésicos del dolor hiperpático: gabapentina (neurontín) y pregabalina (lyrica).

Nootrópicos (“oxigenadores” cerebrales): citicolina, piracetam, acetilcarnitina. La supuesta oxigenación parece que no existe ya que nadie ha dado cuenta claramente de ella.

Vasodilatadores cerebrales: vincamina, dihidroergotoxina, dihidroergocristina.

Ejemplos de fármacos que se usaron tradicionalmente y que fueron aceptados por la ciencia sin que entonces se conocieran las propiedades ni se dieran explicaciones acerca de su empleo:

Penicilina, sulfamidas y muchos de los agentes microbicidas en los comienzos de su utilización.

Antipalúdicos diversos.

Alcaloides del opio: morfina, codeína, papaverina.

Digitálicos y otros cardiotónicos: digitoxina, digoxina, ouabaína, derivados de la escila.

Alcaloides de la rauwolfia y concretamente la reserpina como antihipertensivos y como antipsicóticos.

Derivados de la corteza del sauce como analgésicos no antiinflamatorios como los salicilatos, útiles en las agudizaciones de la fiebre reumática) y analgésicos.

Tubocurarina en su empleo en anestesia general como curarizante.

Ipecacuana, emetizante.

Alcaloides de las solanáceas y particularmente de la belladona: atropina, escopolamina y otros derivados utilizados como antiespasmódicos.

Sustancias productoras de miosis, en uso local. Colinérgicos: fisostigmina, eserina. Como colirios para el tratamiento del glaucoma.

Sales de litio en el tratamiento de la enfermedad bipolar.

Alcaloides del cornezuelo de centeno y derivados. Empleados como oxitócicos en el posparto y en metrorragias. En su versión dihidrogenada como tratamiento de la jaqueca.

Los anéstesicos generales inhalatorios como éter, cloroformo, óxido nitroso, etcétera se usaron durante decenas de años sin haberse conocido su mecanismo de acción.

 

 

 

 

 

miércoles, 31 de mayo de 2023

IMAGINACIÓN, PENSAMIENTO, MEDITACIÓN, HIPNOSIS



En algunas escuelas de orientación budista se enseña que hay situaciones en las que la conciencia vigilante se desconecta: el sueño, el orgasmo, el estornudo, el hipo. También ocurre con el samadhi durante la meditación, que es el estado de absorción de la conciencia perfectamente concentrada.

En la meditación zen se afirma que cuando el meditador busca no pensar en algo determinado, entonces suele ocurrir que piensa más aún en ello. Es relativamente fácil de comprobar esto con uno mismo. Y por eso para meditar hay poner la atención en un objeto en forma concentrada, que puede ser en las sensaciones corporales, en la respiración, en la posición del cuerpo.

Por otra parte, durante la hipnosis, se constata que la sugestión, la escena sugerida, se consigue cuando el operador da las directivas indirectamente. Cuando se
ordena en forma directa, la imagen no surge. El sujeto “piensa” y no surge.

Algo parecido ocurre cuando un insomne intenta dormir pensando en que debe dormir. Es entonces cuando no lo consigue.

La sugestión indirecta es la motivación exitosa, de esto saben los publicistas.

Cuando se trata con hipnosis el dolor crónico se contraponen la sensación cenestésica, el dolor mismo, con la imagen sugerida que es el instrumento para liberarlo del dolor.

El hipnotizador no debe ser autoritario, pero debe ejercer cierta autoridad y que el sujeto se la reconozca.

¿Se trata de estados alterados de consciencia? Creo que no exactamente.

 

martes, 23 de mayo de 2023

PARANOIA A PROPÓSITO DE LA PANDEMIA

 

·        Desde el comienzo mismo de la pandemia de Covid19 se lanzaron por parte de la opinión pública versiones que fueron calificadas de conspirativas por las autoridades. El origen mismo de la enfermedad, los supuestos fines de un plan siniestro y la atribución de un determinado proyecto universal que llevaría a la humanidad a un cambio de rumbo radical. Se ha llamado a esto con cierto humor, “plandemia”.

·        Por otra parte, se calificó toda esta producción argumental de “conspiranoica”, palabra que ha sido fuertemente revitalizada y que tiene resonancias psiquiátricas, nos remite a paranoia.

·        Paranoia, se la describe actualmente como trastorno delirante, pero sin alucinaciones. Así se la distingue de la esquizofrenia.

·        Por otra parte, se acepta un trastorno de personalidad paranoide que se conoce desde antaño y que el DSM V (actualización del texto de la Psiquiatría Americana) describe: 

 

Trastorno de la personalidad paranoide

Criterios diagnósticos 301.0 (F60.0)

·        A. “Desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás, de tal manera que sus motivos se interpretan como malévolos, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los siguientes hechos:

·        1. Sospecha, sin base suficiente, de que los demás explotan, causan daño o decepcionan al individuo.

·        2. Preocupación con dudas injustificadas acerca de la lealtad o confianza de los amigos o colegas.

·        3. Poca disposición a confiar en los demás debido al miedo injustificado a que la información se utilice maliciosamente en su contra.

·        4. Lectura encubierta de significados denigrantes o amenazadores en comentarios o actos sin malicia.

·        5. Rencor persistente (es decir, no olvida los insultos, injurias o desaires).

·        6. Percepción de ataque a su carácter o reputación que no es apreciable por los demás y disposición a reaccionar rápidamente con enfado o a contraatacar.

·        7. Sospecha recurrente, sin justificación, respecto a la fidelidad del cónyuge o la pareja.”

En este punto vuelvo sobre mi argumentación. Sin embargo, los médicos tratamos con pacientes que además de los contenidos propiamente paranoicos (interpretación de la realidad como amenazante, que los demás quieren hacerle daño, que hablan mal de él, que conspiran, y de la interpretación en el sentido de la sospecha de indicios, que parecen claramente del campo de la cognición) presentan también deformaciones perceptivas, que no se aceptan como alucinaciones pero que se designaban o designan como ilusiones.

·        Estas características señaladamente cognitivas del trastorno hicieron que la paranoia tuviera siempre un interés teorético y especulativo atractivo para filósofos y psicoanalistas.

·        La manipulación de los indicios la hemos observado a lo largo de la pandemia abundantemente. Se ha dicho, por ejemplo, que la Organización Mundial de la Salud ha admitido la falta de especificidad de la PCR, la prueba de la reacción en cadena de la polimerasa; esta prueba es la única que se ha usado durante los primeros meses para hacer una pesquisa epidemiológica de la enfermedad. Pues bien, esta declaración de la OMS “coincidió” con la separación del poder del presidente USA, Donald Trump. Otra coincidencia y ya son muchas para los buscadores de indicios.

·        A los pacientes que también presentan “ilusiones”, antiguamente se los designaba como esquizo-paranoicos, encuadrándolos entonces en la versión más sistematizada, más organizada del delirio del esquizofrénico.

·        La Psiquiatría, que cada vez más toma su material clínico y nosotáxico del campo experimental de la Farmacología, no dispone de un grupo de fármacos específico para la paranoia. Y suele emplear los psicofármacos antipsicóticos. Para entendernos, los que actúan sobre la interacción dopamina-receptor.

·        Digo que la Farmacología le da cobertura teórica a la Psiquiatría porque según se van detectando los neurotransmisores y receptores correspondientes y los fármacos que sobre ellos actúan, la Psiquiatría termina adecuando sus clasificaciones al campo de la experimentación farmacológica. Los psicofármacos antipsicóticos actúan sobre los receptores de dopamina y secundariamente sobre los de noradrenalina y serotonina.

·        Estos pacientes suelen presentar de forma más o menos continuada ansiedad, tono afectivo pobre o depresión. Entonces se agregan a su tratamiento con antipsicóticos, los ansiolíticos, los antidepresivos y otros.

¿Desde qué concepción teórica se dirigen estas decisiones que tanto afectan a los enfermos?

Pensemos mal, aprovechando que la pandemia ha actualizado a la paranoia. 

 

 

viernes, 9 de abril de 2021

LA OBLIGACIÓN DE VIVIR MUCHO

 

PANDEMIA, MIEDO Y PROYECTO SANITARIO

·       

Si el proyecto de salud global consistía solamente en que el ser humano tuviera una vida prolongada como prioridad, ha fracasado como queda ejemplificado en este tiempo de pandemia. Son los ancianos enfermos las principales víctimas mortales. El declive inmunitario es la característica de la senectud.

·        Ya antes de la pandemia, la medicina y la sociedad orgullosa de su sistema sanitario, se vanagloriaban de que muchas de las enfermedades incurables que llevaban a la muerte, se estaban transformando en enfermedades crónicas. Las consecuencias eran esperables: el consumo de fármacos se hizo colosal, la esperanza de vida se alargó notablemente en los países ricos y la medicalización de la vida de la gente terminó siendo un hecho inevitable.

·        Si la gestión de su salud no es ejercida por el propio interesado, el sistema le impone una vida larga a base de fármacos múltiples para paliar el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la hipertensión arterial. Estas situaciones son abordables y mejorables también con un régimen de vida higiénico saludable.

·        Los tratamientos del cáncer que apuntan a tratar a los pacientes como enfermos crónicos, nos conducen a la inmunodepresión que acompaña a estas personas.

·        Algo parecido ocurre en los casos de SIDA, enfermos tratados de por vida con fármacos que también causan inmunosupresión entre otros efectos indeseables.

·       También la enfermedad mental suele tratarse prolongadamente, a menudo de por vida. Los efectos colaterales de estos tratamientos suelen controlarse. Pero en el caso de los fármacos antipsicóticos, los largos tratamientos que permiten a estos enfermos una vida casi normal, productiva, no los libran de los deterioros orgánicos que a largo plazo provocan.

·        Por otra parte, la existencia de la geriatría misma como especialidad médica, nos muestra que los mayores requieren un tratamiento o varios, sólo por serlo.

·        El tratamiento de las enfermedades autoinmunes graves, crónicas e incurables nos deja un colectivo de enfermos inflamados e inmunodeprimidos.

·        ¿De dónde procede esta actitud, por parte de quienes comandan la sanidad, de buscar que el paciente viva mucho, cuanto más mejor? Parece una pregunta ingenua. Aquel que convive con enfermos a diario reconoce que es esto lo que reclama la gente y que negarlo sería ceguera.

·        Sin embargo, no es sólo el paciente el que quiere vivir mucho. El sistema opera para que así sea, como si esto fuera indiscutible en todo caso, vivir mucho es una obligación.

·        El paciente tiene que vivir tanto como el consumidor tiene que

consumir.

·        UNA CONSECUENCIA DE TODO ESTO ES QUE CONVIENE QUE LA VIDA SEA LARGA.

·        UNA VIDA PARA CONSUMIR, ENTRE OTRAS COSAS PRODUCTOS FARMACÉUTICOS.

·        PERO VIVIR ASÍ ESTÁ A MENUDO REÑIDO CON HÁBITOS SALUDABLES. PARECE QUE ES MÁS IMPORTANTE VIVIR MUCHO QUE VIVIR SALUDABLEMENTE.

·        LA PANDEMIA ES UNA MUESTRA DE QUE LA PHYSIS, LA NATURALEZA, TERMINA CORRIGIENDO LAS COSAS.

·        Mirar a la muerte de reojo no soluciona los problemas. La aceptación de la finitud de la vida es una actitud más sana, más cercana a la realidad. Y abordar la propia salud como un deber personal también nos acerca a ella.

 ·        No parece que, en el fondo, el proyecto sanitario sea muy diferente al que existía en la Antigüedad..





 

 

 

 

 

sábado, 21 de noviembre de 2020

CUIDARSE DURANTE LA PANDEMIA

 

LA FORMACIÓN EN MEDICINA INTEGRATIVA DURANTE LA PANDEMIA


He asistido a multitud de reuniones on line algunas de ellas de formación, que llaman webinarios, durante este tiempo de pandemia. Unas, de Medicina Integrativa, la mayoría de ellas patrocinadas por los laboratorios que disputan el sector del mercado: Micoterapia, Microinmunoterapia, Microbiótica intestinal, Dietética y Nutrición, Fitoterapia, Fitoterapia China, Homeopatía y otras ramas. En casi todos el tema frecuente fue la Inmunología.

Se trataba en general de comunicar a un público de profesionales sanitarios todos, información con evidencia científica de trabajos, metaanálisis y comunicaciones traducidos. Debo confesar que en general me aburrí mucho. Y creo que la causa es que no siempre poner la evidencia científica como prioridad casa bien con la noción de Medicina Integrativa. En otra entrada de este blog he tratado el tema Medicina Integrativa intentando dilucidar de qué se trata. Me temo que mientras no nos pongamos de acuerdo en el qué es, no podremos interpretar este tema correctamente.

Y más doloroso aún es constatar que lo que se muestra como evidencia científica suelen ser estudios en animales de laboratorio extrapolados al ser humano. Un sesgo claro y nítido que impide obtener las conclusiones de las que tanto se presume.

Los laboratorios, la Industria Farmacéutica en suma, consideran la MI como un nicho de mercado y no como la respuesta a la necesidad de un enfoque holístico. Muchos médicos que buscan información y acreditación en estas formaciones, los webinars, terminan por confundir ambos puntos de vista, imponiéndose una concepción en la que la MI sería “el uso de productos que no son elaborados por los laboratorios de la Farmacología corriente”.

Por otra parte, leí un excelente artículo de 1955, muy recomendable 


Gustavo Bueno Martínez
                                            Faustino Cordón Bonet

http://filosofia.org/hem/195/th9153gb.htm?fbclid=IwAR24ekUV_TEaqLJSAsT5APNCyP4cd9dutAZ4ADMDxQjl_6c6IUL64c5PLUA#kn2

del gran filósofo asturiano-riojano Gustavo Bueno Martínez (Santo Domingo de la Calzada,1924-2016) en el que realza la figura del sabio español Faustino Cordón Bonet (Madrid,1909-1999). Cordón fue un biólogo y farmacéutico, investigador en Biología, jefe del Laboratorio de Bioquímica del Instituto Ibys pero postergado por el régimen durante el franquismo, el cual lo tuvo preso después de la Guerra Civil Española y le impidió acceder a cátedras universitarias. Aunque el reconocimiento le haya llegado en el exterior donde obtuvo doctorados y premios diversos, Cordón desarrolló casi toda su carrera profesional en España y aportó un conocimiento encomiable especialmente en el campo de la Nutrición y también produjo ideas de importancia para la Antropología Médica. El que Gustavo Bueno se haya ocupado de esta figura en 1955, año del artículo, está relacionado con las interpretaciones que Faustino Cordón hacía sobre las grandes funciones biológicas y su contribución a elaborar teorías en Biología.

En una de sus conclusiones más brillantes, Faustino Cordón entiende que la inmunidad no es exactamente una lucha entre dos ejércitos tal como siempre se nos enseñó. Rehúsa de esos simplismos y pasa a explicar que la respuesta inmune es una identificación del organismo de los mamíferos con el antígeno supuestamente invasor. La posterior acción del organismo que termina por desembarazarse de la noxa infectante es una consecuencia final pero no lo más destacable de todo el evento biológico.

Es en un momento de incertidumbre como el actual, nunca vivido antes, cuando se echa en falta la hermenéutica que sigue a la investigación. El estudio de la causa final además del estudio de la causa eficiente, según Aristóteles.

Ciertamente, lo que quieren transmitirnos los docentes y ponentes de diversos temas médicos es hechos, relaciones de causa-efecto, correlaciones entre dos hechos, constataciones, no opiniones. Que tengan fuerza de conocimiento y no se refuten con argumentos. Que se tomen en serio, que no se los pueda acusar de filosofar. Eso es buscar la causa eficiente. Nada de ojo clínico ni recurrir a la experiencia. Y a eso se le califica como evidencia científica.

Y ni hablar de hacer interpretaciones. La hermenéutica, prohibida, que eso es de otras ciencias, las Ciencias Sociales. Eso sería la búsqueda de una causa final, un sentido finalista para lo biológico. Aquello de Principio Director o Unificador del que hablan los naturistas, los homeópatas, los higienistas.

Intentan, esos docentes, de no contaminarse con ese campo de la especulación. Y este campo, que no es el de los meros hechos, es fértil cuando a la experimentación misma se le añaden interpretaciones razonables y no dogmáticas. Justamente aquello en lo cual la Medicina Integrativa siempre fue un baluarte.

Los resultados hasta ahora van siendo que todos acatan estas directivas comerciales cuyo objetivo, como siempre es la captación del médico ortodoxo para la causa de la prescripción. En suma, una finalidad comercial.

Y quizá por eso la Medicina Integrativa también se va convirtiendo en un terreno de prescriptores de productos. Y sus médicos son esos prescriptores que aprendieron durante la formación, que los productos son fiables, que se pueden usar con confianza y que se pueden compatibilizar con el tratamiento ortodoxo.

Lo mejor de todo: Que nadie pueda reprocharles haber abandonado el paradigma imperante. En el que donde no hay negocio no hay progreso.

 

domingo, 20 de septiembre de 2020

LA ENFERMEDAD PSÍQUICA.CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA

LA ENFERMEDAD PSÍQUICA. CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA Ricardo Ancarola. Mª José Martínez Caballero. Miraguano Ediciones. Madrid. 1992.
La Homeopatía se confirma como una terapia complementaria eficaz y un enfoque médico interesante por totalizador y sintético. Desde sus orígenes fue la medicina psicosomática por excelencia porque a la condición del individuo, el tratamiento homeopático le ofrece una cobertura dual pero desde la unidad. Este libro se propone definir los alcances y las posibilidades de la Homeopatía en el enfermo psíquico propiamente dicho, aquel que siempre ha sido objeto de la psiquiatría. Describe los aspectos psíquicos de los medicamentos homeopáticos más importantes discriminando la validez de cada síntoma. Expone claramente un método de objetivación del síntoma psíquico que es lo que en la práctica siempre se ha mostrado más problemático para el médico. Aporta también algunos conocimientos básicos de Psicopatología de interés para el médico homeópata, en su capítulo 2 escrito por la Dra María José Martínez Caballero. Finalmente establece un análisis de la enfermedad psíquica clasificada tal como se presenta en la consulta privada del homeópata y que él reconocerá rápidamente en estas páginas. Se dan pautas de seguimiento de los casos clínicos y se comenta la conveniencia de la selección de cada remedio. La Homeopatía aplicada con sistemática y rigor configura una mirada de primer orden para el enfermo psíquico y puede considerarse una alternativa en muchos casos a la Psicofarmacología por su inocuidad y falta de dependencia y también un complemento válido. DESCARGAR PDF DE LA ENFERMEDAD PSÍQUICA CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA
https://drive.google.com/file/d/1ApCB8Aei_LjZYzXi408FI6yEzjPm65Mt/view?usp=sharing