Translate

sábado, 21 de noviembre de 2020

CUIDARSE DURANTE LA PANDEMIA

 

LA FORMACIÓN EN MEDICINA INTEGRATIVA DURANTE LA PANDEMIA


He asistido a multitud de reuniones on line algunas de ellas de formación, que llaman webinarios, durante este tiempo de pandemia. Unas de Medicina Integrativa, la mayoría de ellas patrocinadas por los laboratorios que disputan el sector del mercado: Micoterapia, Microinmunoterapia, Microbiótica intestinal, Dietética y Nutrición, Fitoterapia, Fitoterapia China, Homeopatía y otras ramas. En casi todos el tema prevalente fue la Inmunología.

Se trataba en general de comunicar a un público de profesionales sanitarios todos, información con evidencia científica de trabajos, metaanálisis y comunicaciones traducidos. Debo confesar que en general me aburrí mucho. Y creo que la causa es que no siempre poner la evidencia científica como prioridad casa bien con la noción de Medicina Integrativa. En otra entrada de este blog he visto el tema Medicina Integrativa intentando dilucidar de qué se trata. Me temo que mientras no nos pongamos de acuerdo en el qué es, no podremos interpretar este tema correctamente.

Los laboratorios, la Industria Farmacéutica en suma, consideran la MI como un nicho de mercado y no como la respuesta a la necesidad de un enfoque holístico. Muchos médicos que buscan información y acreditación en estas formaciones, los webinarios, terminan por confundir ambos puntos de vista, imponiéndose una concepción en la que la MI sería “el uso de productos que no son producidos por los laboratorios de la Farmacología corriente”.

Por otra parte, leí un excelente artículo, muy recomendable 


Gustavo Bueno Martínez
                                            Faustino Cordón Bonet

http://filosofia.org/hem/195/th9153gb.htm?fbclid=IwAR24ekUV_TEaqLJSAsT5APNCyP4cd9dutAZ4ADMDxQjl_6c6IUL64c5PLUA#kn2

del gran filósofo asturiano-riojano Gustavo Bueno Martínez (Santo Domingo de la Calzada,1924-2016) en el que realza la figura del sabio español Faustino Cordón Bonet (Madrid,1909-1999). Cordón fue un biólogo y farmacéutico, investigador en Biología, jefe del Laboratorio de Bioquímica del Instituto Ibys pero postergado por el régimen durante el franquismo, el cual lo tuvo preso después de la Guerra Civil Española y le impidió acceder a cátedras universitarias. Aunque el reconocimiento le haya llegado en el exterior donde obtuvo doctorados y premios diversos, Cordón desarrolló casi toda su carrera profesional en España y aportó un conocimiento encomiable especialmente en el campo de la Nutrición y también produjo ideas de importancia para la Antropología Médica. El que Gustavo Bueno se haya ocupado de esta figura en 1955, año del artículo, está relacionado con las interpretaciones que Faustino Cordón hacía sobre las grandes funciones biológicas y su contribución a elaborar teorías en Biología.

En una de sus conclusiones más brillantes, Faustino Cordón entiende que la inmunidad no es exactamente una lucha entre dos ejércitos tal como siempre se nos enseñó. Rehúsa de esos simplismos para entender que la respuesta inmune es una identificación del organismo de los mamíferos con el antígeno supuestamente invasor. La posterior acción del organismo que termina por desembarazarse de la noxa infectante es una consecuencia final pero no lo más destacable de todo el evento biológico.

Es en un momento de incertidumbre como el actual, nunca vivido antes, cuando se echa en falta la hermenéutica que sigue a la investigación. El estudio de la causa final además del estudio de la causa eficiente, según Aristóteles.

Ciertamente, lo que quieren transmitirnos los docentes y ponentes de diversos temas médicos es hechos, relaciones de causa-efecto, correlaciones entre dos hechos, constataciones, no opiniones. Que tengan fuerza de conocimiento y no se refuten con argumentos. Que se tomen en serio, que no se los pueda acusar de filosofar. Eso es buscar la causa eficiente. Nada de ojo clínico ni recurrir a la experiencia. Y a eso se le califica como evidencia científica.

Y ni hablar de hacer interpretaciones. La hermenéutica, prohibida, que eso es de otras ciencias, las Ciencias Sociales. Eso sería la búsqueda de una causa final, un sentido finalista para lo biológico. Aquello de Principio Director o Unificador del que hablan los naturistas, los homeópatas, los higienistas.

Tratan, esos docentes, de no contaminarse con ese campo de la especulación. Y este campo, que no es el de los meros hechos, es fértil cuando a la experimentación misma se le añaden interpretaciones razonables y no dogmáticas. Justamente aquello en lo cual la Medicina Integrativa siempre fue un baluarte.

Los resultados hasta ahora van siendo que todos acatan estas directivas comerciales cuyo objetivo, como siempre es la captación del médico ortodoxo para la causa de la prescripción. En suma, una finalidad comercial.

Por eso la Medicina Integrativa se va convirtiendo en un terreno de prescriptores de productos. Y sus médicos son esos prescriptores que aprendieron durante la formación, que los productos son fiables, que se pueden usar con confianza y que se pueden compatibilizar con el tratamiento ortodoxo.

Lo mejor de todo: Que nadie pueda reprocharles haber abandonado el paradigma imperante. Donde no hay negocio no hay progreso posible.

 

domingo, 20 de septiembre de 2020

LA ENFERMEDAD PSÍQUICA.CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA

LA ENFERMEDAD PSÍQUICA. CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA Ricardo Ancarola. Mª José Martínez Caballero. Miraguano Ediciones. Madrid. 1992.
La Homeopatía se confirma como una terapia complementaria eficaz y un enfoque médico interesante por totalizador y sintético. Desde sus orígenes fue la medicina psicosomática por excelencia porque a la condición del individuo, el tratamiento homeopático le ofrece una cobertura dual pero desde la unidad. Este libro se propone definir los alcances y las posibilidades de la Homeopatía en el enfermo psíquico propiamente dicho, aquel que siempre ha sido objeto de la psiquiatría. Describe los aspectos psíquicos de los medicamentos homeopáticos más importantes discriminando la validez de cada síntoma. Expone claramente un método de objetivación del síntoma psíquico que es lo que en la práctica siempre se ha mostrado más problemático para el médico. Aporta también algunos conocimientos básicos de Psicopatología de interés para el médico homeópata, en su capítulo 2 escrito por la Dra María José Martínez Caballero. Finalmente establece un análisis de la enfermedad psíquica clasificada tal como se presenta en la consulta privada del homeópata y que él reconocerá rápidamente en estas páginas. Se dan pautas de seguimiento de los casos clínicos y se comenta la conveniencia de la selección de cada remedio. La Homeopatía aplicada con sistemática y rigor configura una mirada de primer orden para el enfermo psíquico y puede considerarse una alternativa en muchos casos a la Psicofarmacología por su inocuidad y falta de dependencia y también un complemento válido. DESCARGAR PDF DE LA ENFERMEDAD PSÍQUICA CLÍNICA Y TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA

CURSO DE HOMEOPATÍA PDF

DESCARGAR PDF DE CURSO DE HOMEOPATÍA

domingo, 24 de mayo de 2020

SER, ENFERMEDAD, MEDICINA HOLÍSTICA


A propósito de la visión de lo humano, del ser y lo que atañe a la medicina y a la enfermedad.






  Comentando una entrada de mi blog acerca de la enfermedad psicosomática, mi amigo el médico homeópata, doctor Luis Rekarte me dijo:

Nora Ancarola. De la serie "Fata Morgana"
  “Desde la Homeopatía, la enfermedad es un desequilibrio de la energía. Desde la visión de la alopatía, lo de que la enfermedad la provoca la mente no deja de parecerles una patraña, pues piensan que todas las enfermedades se deben a un daño externo (virus, tóxicos, bacterias, traumatismo, etc.) y la psique la consideran interna. Así es que lo de enfermedad psicosomática ha quedado en el "olvido" por todos aquellos que sólo ven la enfermedad desde una de sus caras. Para el verdadero médico, ni lo uno ni lo otro, la enfermedad es siempre un cúmulo de factores (el psíquico, el metabólico y el estructural, para resumir, pero hay más que no nombro para no aburrir), de aquí la importancia de tratar la enfermedad en particular y al ser humano en general desde la TOTALIDAD, abarcando todos y cada uno de los factores.”

  
Esto último entiendo que está referido al enfoque multifactorial de la enfermedad. Comparto lo general del comentario del Dr Rekarte y aprovecho para agregar algunas cosas:

·           La medicina llamada alopática en la actualidad, ya no niega el factor psíquico como productor de patología somática. Recordemos todo lo que se le atribuye al concepto de estrés en la Cardiología, la Inmunología, la Gastroenterología, etcétera.

·                 El holismo supone que todo en el hombre es uno, es el pensamiento monista. Yo veo problemática esta visión y más adelante diré por qué.

  • ·                 El ilustre médico homeópata argentino, Tomás Pablo Paschero, que tuvo y aún tiene gran influencia entre los homeópatas, le otorgó un valor determinante a la visión psicoanalítica. Hay que recordar que el psicoanálisis considera al factor cultural y educacional, mucho más importante que el factor naturaleza en el ser del hombre.

·        Desde esa posición, la del psicoanálisis, el ser (en el sentido de consistencia, o sea en qué consiste lo humano), el ser humano, está dividido por la emergencia del inconsciente.

·        Y el inconsciente está determinado por el lenguaje, es decir por el mundo de los símbolos, que está en lo cultural y no en la naturaleza.

  • ·        De manera que alguien tan claramente monista como Paschero, neoplatónico, idealista, se interesó por el psicoanálisis, que es una concepción dualista, quizá porque confiaba en la visión unificadora del psicoanálisis. Digo unificadora por cuanto el psicoanálisis da testimonio de que el cuerpo del ser humano enferma también por el deseo, el miedo, la insatisfacción, la ofensa, las emociones y los sentimientos, en suma.

  • ·        Hasta los años 80 y 90 se rotulaban como psicosomáticas a muchas enfermedades de las que se desconocía la causa. Y muy particularmente aquellas a las que posteriormente les conocimos su filiación autoinmune (aunque, por supuesto, era conocida la existencia de las autoinmunes, no se sabía de sus mecanismos íntimos y por eso se ignoraba la enorme extensión de este campo). Por entonces la calificación de psicosomático era como un encasillamiento metafísico, se rotulaba así a muchas de las enfermedades idiopáticas, de origen desconocido.

·        Era psicosomático todo aquello que empeoraba en ciertas situaciones emocionales, es decir siempre. El empeoramiento por las situaciones de ansiedad prolongada, miedo o ira, abarca a toda la patología y no por ello esas emociones son la causa de la enfermedad en todos los casos.

·        Pero la enfermedad psicosomática es otra cosa. ¿En qué consiste? En un proceso patológico con tendencia a la cronicidad, que empieza siendo un proceso funcional y que luego puede devenir orgánico. No es un síntoma emocional como una diarrea o vómito por una mala noticia, ni la taquicardia por miedo o el vértigo como equivalente de la ansiedad.

  • ·        En la Medicina Integrativa es habitual invocar lo holístico para nombrar la unidad del ser humano. Pero no debemos confundir lo uno de la realidad, es decir la ontología, con la unidad en la mirada médica o sea la gnoseología.

·        A ver si lo explico mejor. La realidad es una, no puede ser de otra manera. Las explicaciones son múltiples, el conocimiento es fragmentado, la visión de esa unidad no es una sola.

·        Pero la exigencia del holismo en medicina nos obliga como una condición ineludible, a que cuanto más holística es una concepción de la medicina, más cerca de esa verdad ontológica estaremos.

  • ·        Pero una visión holística no resuelve necesariamente los problemas médicos como son el padecimiento, la enfermedad y la muerte.

·        Por ejemplo, hay prácticas que se erigen en terapias, como la relajación, la músico-terapia, risoterapia, yoga y otras a las que no se les discute su condición holística. Pero lo que es muy dudosa es su especificidad para una enfermedad determinada. En cierto modo a mayor especificidad, menos holismo. El enfoque médico, se permite proclamarse competente para una enfermedad, aunque posteriormente también proponga otras intervenciones coadyuvantes.

  • ·        ¿Por qué traigo a menudo el tema de lo psicosomático? Simplemente porque expresa un problema de difícil solución en la medicina. Si se mantiene la dualidad mente-cuerpo y entonces el pensamiento se considera una producción del cerebro y si la consciencia fuera entonces el resultado de sus múltiples conexiones y nada más, entonces quedan excluidas zonas imprescindibles de la realidad. O mejor dicho la realidad, que es toda ella imprescindible, nos queda sin representar.