Translate

sábado, 21 de noviembre de 2020

CUIDARSE DURANTE LA PANDEMIA

 

LA FORMACIÓN EN MEDICINA INTEGRATIVA DURANTE LA PANDEMIA


He asistido a multitud de reuniones on line algunas de ellas de formación, que llaman webinarios, durante este tiempo de pandemia. Unas de Medicina Integrativa, la mayoría de ellas patrocinadas por los laboratorios que disputan el sector del mercado: Micoterapia, Microinmunoterapia, Microbiótica intestinal, Dietética y Nutrición, Fitoterapia, Fitoterapia China, Homeopatía y otras ramas. En casi todos el tema prevalente fue la Inmunología.

Se trataba en general de comunicar a un público de profesionales sanitarios todos, información con evidencia científica de trabajos, metaanálisis y comunicaciones traducidos. Debo confesar que en general me aburrí mucho. Y creo que la causa es que no siempre poner la evidencia científica como prioridad casa bien con la noción de Medicina Integrativa. En otra entrada de este blog he tratado el tema Medicina Integrativa intentando dilucidar de qué se trata. Me temo que mientras no nos pongamos de acuerdo en el qué es, no podremos interpretar este tema correctamente.

Y más doloroso aún es constatar que lo que se muestra como evidencia científica suelen ser estudios en animales de laboratorio extrapolados al ser humano. Un sesgo claro y nítido que impide obtener las conclusiones de las que tanto se presume.

Los laboratorios, la Industria Farmacéutica en suma, consideran la MI como un nicho de mercado y no como la respuesta a la necesidad de un enfoque holístico. Muchos médicos que buscan información y acreditación en estas formaciones, los webinars, terminan por confundir ambos puntos de vista, imponiéndose una concepción en la que la MI sería “el uso de productos que no son elaborados por los laboratorios de la Farmacología corriente”.

Por otra parte, leí un excelente artículo, muy recomendable 


Gustavo Bueno Martínez
                                            Faustino Cordón Bonet

http://filosofia.org/hem/195/th9153gb.htm?fbclid=IwAR24ekUV_TEaqLJSAsT5APNCyP4cd9dutAZ4ADMDxQjl_6c6IUL64c5PLUA#kn2

del gran filósofo asturiano-riojano Gustavo Bueno Martínez (Santo Domingo de la Calzada,1924-2016) en el que realza la figura del sabio español Faustino Cordón Bonet (Madrid,1909-1999). Cordón fue un biólogo y farmacéutico, investigador en Biología, jefe del Laboratorio de Bioquímica del Instituto Ibys pero postergado por el régimen durante el franquismo, el cual lo tuvo preso después de la Guerra Civil Española y le impidió acceder a cátedras universitarias. Aunque el reconocimiento le haya llegado en el exterior donde obtuvo doctorados y premios diversos, Cordón desarrolló casi toda su carrera profesional en España y aportó un conocimiento encomiable especialmente en el campo de la Nutrición y también produjo ideas de importancia para la Antropología Médica. El que Gustavo Bueno se haya ocupado de esta figura en 1955, año del artículo, está relacionado con las interpretaciones que Faustino Cordón hacía sobre las grandes funciones biológicas y su contribución a elaborar teorías en Biología.

En una de sus conclusiones más brillantes, Faustino Cordón entiende que la inmunidad no es exactamente una lucha entre dos ejércitos tal como siempre se nos enseñó. Rehúsa de esos simplismos y pasa a explicar que la respuesta inmune es una identificación del organismo de los mamíferos con el antígeno supuestamente invasor. La posterior acción del organismo que termina por desembarazarse de la noxa infectante es una consecuencia final pero no lo más destacable de todo el evento biológico.

Es en un momento de incertidumbre como el actual, nunca vivido antes, cuando se echa en falta la hermenéutica que sigue a la investigación. El estudio de la causa final además del estudio de la causa eficiente, según Aristóteles.

Ciertamente, lo que quieren transmitirnos los docentes y ponentes de diversos temas médicos es hechos, relaciones de causa-efecto, correlaciones entre dos hechos, constataciones, no opiniones. Que tengan fuerza de conocimiento y no se refuten con argumentos. Que se tomen en serio, que no se los pueda acusar de filosofar. Eso es buscar la causa eficiente. Nada de ojo clínico ni recurrir a la experiencia. Y a eso se le califica como evidencia científica.

Y ni hablar de hacer interpretaciones. La hermenéutica, prohibida, que eso es de otras ciencias, las Ciencias Sociales. Eso sería la búsqueda de una causa final, un sentido finalista para lo biológico. Aquello de Principio Director o Unificador del que hablan los naturistas, los homeópatas, los higienistas.

Intentan, esos docentes, de no contaminarse con ese campo de la especulación. Y este campo, que no es el de los meros hechos, es fértil cuando a la experimentación misma se le añaden interpretaciones razonables y no dogmáticas. Justamente aquello en lo cual la Medicina Integrativa siempre fue un baluarte.

Los resultados hasta ahora van siendo que todos acatan estas directivas comerciales cuyo objetivo, como siempre es la captación del médico ortodoxo para la causa de la prescripción. En suma, una finalidad comercial.

Y quizá por eso la Medicina Integrativa también se va convirtiendo en un terreno de prescriptores de productos. Y sus médicos son esos prescriptores que aprendieron durante la formación, que los productos son fiables, que se pueden usar con confianza y que se pueden compatibilizar con el tratamiento ortodoxo.

Lo mejor de todo: Que nadie pueda reprocharles haber abandonado el paradigma imperante. En el que donde no hay negocio no hay progreso.

 

4 comentarios:

  1. La interpretación es necesaria. Es cierto que las interpretaciones trilladas chocan cuando un real de esta magnitud pone todo a cuestionar. No es malo cuestionarse pero desasosiega. La evidencia, además de casos de enfermos, de enfermos que terminan muriendo antes de tiempo por no poder con lo que pasa, la evidencia digo también muestra cómo cursan muchos casos. Los psicoanalistas tenemos un muestreo menor si se quiere a cualquier disciplina médica. Pero nuestro muestreo sigue singularmente el desarrollo del covid en nuestros analizantes. Muestra cómo a los previamente hipocondríacos, las secuelas son bien abundantes y la angustia campa a sus anchas y no hay evidencia estadística que los calme. Hay que esperar a que desarrollo ese episodio delirante que desafía todas las pruebas médicas que le dicen que se curó, que tiene anticuerpos, que no tiene órganos afectados de manera severa. Y para terminar, cuando un obsesivo hoy por hoy tan dignificado en sus rituales, va y se contagia y es el único de la familia o del trabajo que contrae la covid, te muestra una vez más que no hay manera de cuidar todas las puertas. Por tanto, eliminar la interpretación es un mal camino, a mi entender. Gracias por el artículo Ricardo y gracias por no abandonar la formación. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la situación actual parece que todo comienza otra vez. Más que nunca es mucho más lo que ignoramos que lo que sabemos, si bien en un año se ha avanzado mucho. Gracias, Bibiana. Cuando todo parece caos se impone una hermenéutica sólida hasta en la medicina. Hay que tomar decisiones y no hay conocimiento sólido en qué basarnos. ¿Vacunas? ¿Son vacunas? Casos graves: ¿Qué los favorecen? Los graves ¿Son solamente seniles?. No podemos dejar de interpretar. Pero sobre claves fiables. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias Ricardo por la reflexión epistemológica. La medicina actual está demasiado centrada en la práctica, eludiendo la necesaria discusión filosófica sobre los principios (metafísica) en que se basa, como si no existieran. La Homeopatía, al igual que otras medicinas alternativas, desde sus orígenes empieza su razonamiento colocando sus principios teóricos en primer lugar. ¿Cómo interpretar los hechos (la clínica, y también la experimentación) sin unos principios teóricos de referencia? Es la visión, de corto recorrido, de la serpiente (p. ej.) frente a la del águila, que tiene una percepción más amplia, global. En ese contexto, la teleología -la búsqueda de las causas finales-, junto a la etiología - las causas primeras- es imprescindible para comprender cualquier fenómeno de la naturaleza (humana), por lo tanto, también la salud y la enfermedad. Sin embargo, la medicina actual niega la teleología, negando así la comprensión global del enfermo. Sólo puede entender, y muy parcialmente -con mucho margen de error-, lo que sucede en el cuerpo humano. Cualquier formación (médica) que no afronta la reflexión teleológica desde el principio, desde antes de su aplicación clínica, está destinada al fracaso. Claro que si el objetivo de la formación es mercantilista, ese tipo de discusiones filosóficas no interesan, porque no favorecen la venta de productos, incluso al contrario, al tener que priorizar la higiene vital y la prevención por encima de cualquier medicación. Negando la metafísica, se niega la posibilidad de comprensión de algo tan complejo como el ser humano, que consta de cuerpo y mente. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Isidre, muchas gracias por comentar mi nota. Y más aún teniendo en cuenta tu saber en materia de epistemología y gnoseología. Ciertamente la mercantilización ya hace mucho que nos toca de lleno en la medicina integrativa y en la homeopatía y los que veníamos haciendo advertencias sobre esto no estábamos exagerando. Con todo, la situación caótica que vivimos es una oportunidad para emprender activamente una modificación en esto. Un abrazo fuerte y a ver si nos encontramos personalmente.

    ResponderEliminar