Translate

jueves, 23 de febrero de 2017

LA HOMEOPATÍA COMO MEDICINA PSICOSOMÁTICA


Juan Rof Carballo



  • "La Medicina Psicosomática es un campo médico interdisciplinario que estudia los fenómenos psicosomáticos y las relaciones entre los factores sociales, psicológicos, y de comportamiento en los procesos del cuerpo y la calidad de vida de los humanos y animales". Tras esta definición de diccionario conviene recordar que la medicina psicosomática considera como un todo indivisible los aspectos psíquicos y somáticos y estudia las mutuas relaciones entre los procesos orgánicos y los emocionales.


  • En 1949 se publicó en Madrid el  libro Patología Psicosomática  del médico y pensador gallego Juan Rof Carballo que le dio forma en nuestro idioma a lo que después de la segunda guerra mundial se presentó como una evidencia: la constatación de enfermedades somáticas -aquí excluyo el mundo de la psiquiatría- en las que la causa es claramente psíquica. Se trata de una obra de gran solidez y alcance.

Edición de 1950

  • Rof conoció a Freud y colaboró estrechamente con Gregorio Marañón. Fue un ensayista polifacético, inquieto y generoso.



  • Pocos antes de su muerte, en julio de 1994 tuve una entrevista con el Dr Rof Carballo. Confieso que me impresionó que conociera la Homeopatía es más adhería a ella. Le pedí entonces que prologase mi libro "Fundamentos de teoría homeopática" que yo estaba ultimando y accedió gentilmente a pesar de que se sentía enfermo. No fue posible finalmente y falleció en octubre de ese año.



  • Con antecedentes en el psicoanálisis pero también basándose en la experimentación con animales la corriente psicosomática ha intentado establecer una verdadera Medicina Psicosomática con bases sólidas, científicas, clínicas. 



  • Pero una medicina que se precie de tal no puede contentarse con fundamentar y debe abordar valientemente una búsqueda de la terapéutica.



  • Cuál es hoy el arsenal del médico psicosomatista?

La psicoterapia y la psicofarmacología. El razonamiento que lo sustenta parece ser: si la causa es psíquica tratemos entonces el problema como una enfermedad mental. Pero la enfermedad psicosomática no es enfermedad mental por cierto. Es una enfermedad o trastorno funcional u orgánico que se expresa en el cuerpo. No más ni menos que eso. Por tanto es somática con clara vinculación con el mundo emocional del enfermo. Pero es somática.


  • ¿Los útiles de que dispone el médico para tratar la enfermedad psicosomática se acaban en la psicoterapia y los psicofármacos? Si fuera así el impulso sintético que dio origen a la medicina psicosomática no se extendería a su terapéutica que es psíquica y somática. Entonces ¿no disponemos de algún tratamiento realmente psicosomático?


  • En el mundo de la medicina tradicional oriental, la medicina tradicional china y ayurveda disponen de enfoques diagnósticos en los que ambas sustancias -mente y cuerpo- están compenetradas. Sobretodo en el campo de la acupuntura podemos apreciar claramente una visión unificadora.



  • Ejemplos. En la Medicina Tradicional China se percibe un cierta solapamiento de la función de los órganos con los sentimientos y de una manera indistinguible el corazón rige la sangre y también  el shen -que es el espíritu en el sentido de actitud o talante-, el corazón se lesiona con la alegría excesiva y por supuesto está afectado en las enfermedades cardíacas.



  • En el ámbito occidental ese lugar lo ocupa la Homeopatía conviene recordarlo.



  • Los ejemplos son tantos y tan variados como la Homeopatía en toda su extensión. Porque la Homeopatía es terapéutica psicosomática en sí misma. Al prescribir un tratamiento homeopático el médico homeópata acude a los síntomas psíquicos para tratar lo somático tanto como recurre a los síntomas físicos para tratar los estados emocionales en su versión patológica. De esa comprensión sintética nace el carácter más importante de la Homeopatía según mi parecer. Se trata de la individualización del enfoque homeopático. Si este paciente que tengo delante de mí tiene un padecimiento que puedo calificar de "gástrico" porque siente ardor, sensación de piedra en el estómago, náuseas y asco por determinado alimento yo le prescribiré un remedio que coincida con esos síntomas y también sea coincidente con otras características del sujeto. Esas características lo definen como totalidad y son psíquicas, generales, constitucionales, etc.



  • ¿Es posible una terapéutica coherente con una visión monista o no queda otra opción que la que proviene de la dualidad mente-cuerpo?



Taisen Deshimaru

  • Quiero aquí incluir el amplísimo campo del Zen y particularmente la meditación llamada zazen especialmente en la escuela Soto. Fue introducido en Europa por el maestro zen japonés Taisen Deshimaru en los años 70 del siglo pasado. Hay una bibliografía extensa de este hombre singular en español y toda ella disponible. Sugiero algunos textos de  Luis Roca Jusmet, profesor de filosofía español que aborda el tema en forma directa y eficaz. 
  • http://unatramasintejer.blogspot.com.es/2011/01/el-budismo-chan-aforismos.html
  •  http://luisroca13.blogspot.com.es/2012/07/budismo-zen-filosofia-y-psicoanalisis.html


  • El trabajo de Deshimaru con el  investigador doctor Paul Chauchard avanzó en esta dirección aun cuando Deshimaru siempre se negó a hacer del zen una terapia.

Las posibilidades terapéuticas de esta forma de meditación constituyen una opción válida para el campo de la psicosomática que fue explorada insuficientemente por la medicina y que me consta que le aporta al paciente autonomía y recursos eficaces. Estos resultados empiezan a reconocerse en estamentos oficiales. (El mindfulness, atención plena tan popular actualmente es una derivación simplificada que pretende ser más accesible al público occidental).


  • Para terminar una anécdota. Recientemente asistí a unas conferencias sobre intestino irritable e inflamación intestinal. La joven ponente, muy informada por cierto, abundó en datos, estadísticas, mecanismos en cascada, siglas, que caracterizan a la formación en la medicina actual. Al mostrar un gráfico se percató de que la psicoterapia y también los antidepresivos habían obtenido mejores resultados que los medicamentos del laboratorio que auspiciaba su ponencia y que se proponían durante su exposición como tratamiento decisivo para el intestino irritable. Entonces dijo inadvertidamente: "Alucino!". Todo parece indicar que ignoraba que ese trastorno es una enfermedad psicosomática. La tendencia médica actual parece que pasa por alto estas cosas tan elementales.

2 comentarios: