Translate

martes, 22 de agosto de 2017

DR FRANCISCO X EIZAYAGA. SU IDEARIO





TRATADO DE MEDICINA HOMEOPÁTICA
Francisco Xavier Eizayaga.
Ed. Marecel, Buenos Aires, 1.981.
380 páginas.

Producto de muchos años de observación, lectura y
trabajo, este tratado se ofrece como una visión muy amplia,
exhaustiva del pensamiento y de la práctica unicista en
homeopatía.

Quien ha leído otras obras y escritos del autor sabe que no
debe esperarse de él posiciones extremas tan habituales en la
línea kentista.

Se trata en cambio de un conocedor del método científico,
de un médico sólido y sobrio. Posiblemente en ningún otro
libro encontrará el lector un análisis tan claro y preciso de la
historia de la Homeopatía y sin embargo tan sintético y

poco agobiante. Esto vale también para la descripción
brillante de las escuelas homeopáticas.

Con un lenguaje cristalino, sin dejar dudas, desmenuza uno
a uno los elementos de la doctrina: no nos olvidemos que
es un unicista, moderno, eso sí. Con estilo exhaustivo
presenta los inevitables aspectos axiomáticos, pero sin
referencias a explicaciones espiritualistas como los
famosos maestros kentistas. Deja en claro su filiación
católica, aristotélica y tomista.

Hay una detallada puesta al día de la experimentación más
importante publicada sobre dosis infinitesimales, in vivo e in
vitro, hasta la fecha de la edición.

Pero la parte más interesante y medular de la obra es sin
duda, la referida a la semiología y la metodología
homeopáticas.

En esta última se analizan las distintas conductas posibles
en la prescripción y se inclina por la repetición de dosis
incluso en las diluciones muy altas.


RESUMEN DE SU IDEARIO


Haré un breve resumen de la enseñanza del destacado profesor de Homeopatía Dr Fco X Eizayaga fallecido en 2001.

que está contenida en su Tratado de Medicina Homeopática. Esta obra es relevante y ha tenido una gran influencia en la Homeopatía unicista desde su publicación en 1981 en Buenos Aires.

El extracto de lo que entiendo por su posición se transcribe en negrita; en algunos párrafos hay apuntes en letra normal que son opiniones mías.

Identificación: Unicista no dogmática. Vitalista. Pensamiento tomista.

Veremos 3 aspectos:

  1. Su posición teórica de cara a la Homeopatía.
  2. Su práctica, en lo referente a la clínica y a la enseñanza.
  3. Su ideología.


  1. Teoría, opiniones racionalistas:
Hay enfermedades identificables en la clínica y en la etiopatogenia y por lo demás hay enfermos singulares y ello se manifiesta en la terapéutica homeopática.

Las diluciones: cada dilución opera en un campo vibracional por cuanto una dilución no contiene funcionalmente a otra. Refutación del “reclutamiento de síntomas” de Jacques Jouanny, autor pluralista francés; según esto cada potencia contiene las virtualidades terapéuticas de las potencias anteriores más bajas.

Las dosis o tomas: acepta el método plus y las dosis incambiadas pero no las dosis únicas. No hay que temer a la probable producción de patogenesias por repetir las tomas.

Se debe agotar el plano dinámico antes de cambiar la potencia durante un tratamiento.

La supresión por medicamentos dinamizados no existe. (coincidencia con Ernesto Puiggrós)

Comparte las Leyes de Hering.

Es contrario al dogmatismo de Kent.

La enfermedad es aguda o crónica dependiendo de la cualidad de la noxa. Me parece dudoso.

Los miasmas: no les otorga valor preponderante aunque los reconoce. Nexos con el pluralismo.

La enfermedad fuerte “se impone a la débil”. Los enfermos crónicos padecerían menos agudizaciones y no tendrían otras afecciones crónicas. Opuesto a Puiggrós.

Es posible la curación de la enfermedad moral o psicopatía. Contrario a la psicodinámica actual.

2. La clínica

Interrogatorio. Dejar que el paciente exponga lo que tiene preparado no favorece la espontaneidad; impide la objetivación.

Tiene su propia versión del Repertorio de Kent.



3. Su ideología:

Noción cristiana, dios antropomórfico: opuesto a la teosofía, al orientalismo, a Swedenborg, etc. Son todos conceptos “a priori”.

Noción tomista de espíritu o alma y cuerpo. Antecedentes en Aristóteles (hilemorfismo). No asume las filosofías del siglo XX, ni la orientación psicosomática de las grandes escuelas de la psicología.

El cuerpo tiene acción, el alma tiene potencias o cualidades. El intelecto y la voluntad son cualidades superiores, no pueden enfermar; la sensibilidad y las emociones son cualidades más cercanas al cuerpo, son más “carnales” y pueden enfermar. Se trata de entidades ideales y desde la acción del médico conduce a error.

La fuerza o energía vital sería una cualidad del alma. La idea de alma en biología contradice a las leyes de la termodinámica y conduce al creacionismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario